La SEMICYUC instala una UCI en la calle en el centro de Palma

  • La idea del evento es acercar al ciudadano a lo que supone la experiencia en una unidad de cuidados intensivos en un hospital.
  • Un equipo de profesionales, tanto de enfermería como médico, de la UCI está a disposición de los visitantes para poder ofrecer información general.
  • El acto cuenta con la participación de pacientes que han sobrevivido a la estancia en UCI por diferentes motivos.

Descarga la nota de prensa aquí.

Palma, 8 de junio de 2019. Con motivo del LIV Congreso Nacional, la Sociedad Española de Medicina Intensiva, Crítica y Unidades Coronarias (SEMICYUC) ha organizado un evento pre-congreso dirigido a la ciudadanía en el centro de Palma de Mallorca, ciudad elegida para el desarrollo de la asamblea nacional de los intensivistas.

La idea del evento es acercar al ciudadano a lo que supone la experiencia en una unidad de cuidados intensivos en un hospital. Cada espacio cuenta con una cama/camilla, monitor de cabecera, respirador y fungible. En cada una de las camas se dispone de un maniquí que representa al paciente, sobre el que se han realizado demostraciones prácticas de algunas técnicas que se realizan habitualmente en una UCI: fibrobroncoscopia, ecocardiografía, circulación extracorpórea, entre otros.

“Como en otras ocasiones, es una oportunidad poder aprovechar el marco de nuestro congreso nacional para acercar nuestro trabajo y nuestra especialidad a los ciudadanos. En esta ocasión y gracias al trabajo del comité organizador local y la colaboración del Hospital Universitario Son Espases, junto con el apoyo de la industria, tenemos la oportunidad de ofrecer de una forma muy práctica una aproximación de lo que supone una estancia en una unidad de cuidados intensivos. Para nosotros como especialidad, es muy importante difundir qué hacemos y cómo lo hacemos, y ponernos a disponibilidad de toda la población para que conozcan nuestras unidades. Por otro lado contar con la experiencia del paciente en primera persona ayuda a los profesionales a entender su perspectiva y enfocar acciones de mejora en relación a dicha experiencia. Desde la SEMICYUC, esta inciativa se enmarca en la línea estretégica del plan estratégico 2018-2022 orientada a la visibilidad y trabajar de forma conjunta con los pacientes y familiares”, declara la presidenta de la SEMICYUC, María Cruz Martín Delgado.

Un equipo profesional sanitario, tanto de enfermería como médico, de la UCI está a disposición de los visitantes para poder ofrecer información general. Además, se proyectan vídeos informativos sobre las unidades de cuidados intensivos y las actividades relacionadas, como la donación de órganos, por ejemplo. El acto cuenta con la participación de pacientes que han sobrevivido a la estancia en UCI por diferentes motivos.

El Dr. José Ignacio Ayestarán, miembro del Comité Local del Congreso de la SEMICYUC, y médico intensivista del Hospital Universitario Son Espases, opina que “la presentación en el acto para la ciudadanía de la estructura funcional de una UCI, permite a los visitantes tomar conciencia e interactuar con esta medicina compleja y de alta precisión, y acompañados por los profesionales que se dedican a esta tarea, la posibilidad de acercarse directamente a los equipos utilizados en el ámbito del tratamiento del paciente crítico, además de a los cuidados sanitarios habituales que se realizan en la UCI. Además, se complementa la visita con actividades relacionadas con el ámbito asistencial en UCI, como el adecuado lavado de manos y el uso de medios de barrera para prevenir el desarrollo de infecciones o la enseñanza de la utilización de desfibrilador automático entre otros”.

Los pacientes que requieren cuidados intensivos, por lo general necesitan soporte del sistema cadiovascular, soporte respiratorio o terapia de sustitución por fracaso renal, y a menudo la combinación de todos. Esta complejidad hace que la asistencia sanitaria incluya equipos avanzados de monitorización cardiovascular, aparatos de ventilación mecánica para asistir a la respiración mediante un tubo endotraqueal o una traqueotomía, equipos de diálisis para el tratamiento del fracaso renal, catéteres colocados en vías venosas para infusiones farmacológicas, sonda nasogástrica para nutrición, sistemas de drenajes y catéteres, bombas de infusión y la utilización de una amplia gama de fármacos.

La complejidad que implica esta atención sanitaria que la sitúa en lo más extremo de los cuidados hospitalarios, junto al sentimiento de gravedad que se asocia al ingreso de un paciente en UCI, contribuyen al desconocimiento de esta especialidad. 

La impresión de la familia frente al ingreso de un paciente en UCI es de impotencia, miedo y hostilidad. Es importante que el ciudadano entienda que en cada UCI existe un grupo de profesionales, médicos, enfermeras, técnicos auxiliares, celadores, que atienden de forma continuada a su paciente-familiar durante las 24h del día con el objetivo de ofrecer una excepcional asistencia de calidad y un trato humano y personalizado.

Este acto además sirve también para extender la idea de que a pesar de la complejidad del aspecto asistencial sanitario, la colaboración de la familia en esta situación ayuda a proporcionar los mejores cuidados a la persona ingresada”, añade el Dr. Ayestarán.

El ingreso de un paciente en UCI supone un grave desequilibrio de la dinámica familiar. “El conocimiento in situ de lo que supone  la atención médica en UCI, el poder preguntar sobre los temas relacionados, el posibilitar el contacto fuera del ámbito hospitalario con los profesionales que trabajamos en la UCI y que nos esforzamos en cada momento por dar una asistencia de calidad a un paciente, pero que también nos preocupamos por alguien como familiar, puede ayudar a manejar los sentimientos negativos de una familia y ayudarle a pasar por la situación de la mejor manera posible” concluye el Dr. Ayestarán.

2019-06-30T22:01:46+00:00