Nuestros pacientes y sus familiares son la razón de ser de nuestra profesión y nuestra especialidad.

El médico intensivista es el especialista del paciente crítico, el paciente que presenta un compromiso vital y quiere de unos medios humanos con una formación específica y unos recursos materiales especiales. El núcleo de nuestro trabajo se desarrolla en las diferentes UCI de los hospitales, que pueden ser generales o específicas de alguna patología concreta como las UCI Cardiacas-Coronarias, UCI de Politraumatizados, UCI de Quemados, etc. Sin embargo, también participamos y trabajos en otras áreas:

  • Coordinadores de trasplantes. La mayor parte de los coordinadores de trasplantes de España son médicos intensivistas. Su labor es fundamental para esta gran obra social de la que todos podemos ser partícipes de una manera o de otra. La detección de potenciales donantes y la coordinación de todo el operativo necesario es una intensa tarea que nos llena de satisfacción.
  • Coordinación de diferentes proyectos en hospitales dirigidos a pacientes que no están en UCI pero cuya situación es potencialmente grave y puede complicarse, por lo que requieren de un seguimiento especial: pacientes con sepsis, UCI sin paredes para el seguimiento de pacientes en planta, código infarto en colaboración con Cardiología, código ictus
  • Unidades de cuidados intermedios.
  • Atención precoz al paciente crítico desde el lugar donde se encuentre (atención prehospitalaria en UVI móvil o helicóptero), pasando por las áreas de Urgencias de los hospitales.
  • Traslados especialmente complejos como los pacientes sometidos a circulación extracorpórea con ECMO.
  • Implantación de marcapasos y su seguimiento, así como otros dispositivos implantables.

Una de las funciones del especialista en Medicina Intensiva es la relacionada con la donación de órganos y los trasplantes. Trabajamos en colaboración con la Organización Nacional de Trasplantes para que el éxito y la transparencia de este proceso sean máximos.

La donación es un gesto altruista, considerado como el mayor acto de bondad entre los seres humanos. Puede ser donante de órganos toda persona que en vida decida que, a su muerte, sus órganos sirvan para salvar o mejorar la vida de otros. Esto no siempre es posible pues, entre otras circunstancias, es preciso que el fallecimiento acontezca en una Unidad de Cuidados Intensivos de un hospital. Es en la UCI donde los especialistas en Medicina Intensiva pueden poner en marcha un complejo proceso en el que son tan importantes la experiencia y medios técnicos como la calidad humana en el trato con los familiares y allegados.

Puede obtener más información contactando con nosotros o en los siguientes enlaces de la ONT:

Cuando una persona ingresa en la UCI, al propio paciente y a sus familiares se les plantean numerosas dudas. Quienes mejor pueden ayudaros en ese proceso son los profesionales que os están atendiendo. No obstante, aquí podéis consultar una guía desarrollada por el proyecto HUCI que os ayudará a resolver algunas inquietudes.

Nuestra apuesta por una atención cercana a nuestros pacientes en estas situaciones tan difíciles nos lleva a participar en diversas iniciativas. Hemos firmado un acuerdo de colaboración con el Foro Español de Pacientes.

Pronto habrá más. Todavía es un…