Una resolución del Parlamento Europeo apoya el trabajo de la SEMICYUC en Proyectos ZERO y multirresistencia

  • El Parlamento Europeo, a través de una resolución se dirige a la Comisión y al Consejo de Europa, así a como a las agencias europeas que de alguna manera puedan estar implicadas en el problema de la multirresistencia antibiótica y la sepsis.
  • El documento hace énfasis en la importancia del problema de la resistencia a los antimicrobianos, por su impacto sobre la salud humana, animal y sobre el medio ambiente, así como sobre el coste económico de la misma.
  • Insta a los estados miembros a la prevención, diagnóstico precoz y tratamiento de la sepsis de acuerdo a la declaración de la OMS.

Madrid, 22 de octubre de 2018. En las últimas décadas ha habido un enorme incremento de las tasas de infección por patógenos resistentes a múltiples fármacos en todo el mundo, lo que ha supuesto un foco de preocupación para las grandes organizaciones mundiales, entre ellas la OMS, y es por ello que se trabaja en la búsqueda de soluciones.

La European Antibiotical Resistence Surveillance System (Red Europea del Sistema de Vigilancia de la Resistencia Antibiótica), que incluye a 30 países europeos, alerta de un aumento general en toda Europa de la resistencia bacteriana. Se prevé que en 2050 el número de muertes relacionadas con bacterias multirresistentes superará a enfermedades como el cáncer, VIH o neumonías. Lo que demuestra que estamos hablando de un problema social, y evidencia la necesidad de actuaciones preventivas contra la multirresistencia. La resistencia, antes confinada a los centros hospitalarios, se ha extendido en la comunidad, con la consecuencia de infecciones de difícil tratamiento en el ámbito extra-hospitalario.

Es por ello que el Parlamento Europeo, a través de una resolución se dirige a la Comisión y al Consejo de Europa, así a como a las agencias europeas que de alguna manera puedan estar implicadas en el problema de la multirresistencia antibiótica y la sepsis.

La resistencia a los antibióticos, una alarma creciente

El documento hace énfasis en la importancia del problema de la resistencia a los antimicrobianos, por su impacto sobre la salud humana, animal y sobre el medio ambiente, así como sobre el coste económico de la misma. El Parlamento aborda la multirresistencia como un problema global y solicita la intervención coordinada de la Comisión Europea, los estados miembros y la agencias implicadas para combatir la aparición y diseminación de patógenos multirresistentes.

Como medidas concretas, entre otras, propone:

  • Mejorar la vigilancia de las infecciones asociadas a cuidados sanitarios
  • Programas de prevención de las infecciones
  • Programas de uso adecuado de antimicrobianos en todos los ámbitos (atención primaria, hospitales y en la
  • industria agroalimentaria)
  • Alternativas y regulación del uso de antimicrobianos en salud animal
  • Investigación de alternativas al tratamiento antimicrobiano en humanos (vacunas, anticuerpos monoclonales).

Del mismo modo se solicita que se destinen recursos económicos y se estimule la investigación colaborativa, o incluso que se valore un cambio del marco legal que favorezca la obtención de nuevos antimicrobianos. Por otra parte, exige la elaboración de procedimientos e indicadores que permitan evaluar el resultado de las medidas que se establezcan.

“Que el Parlamento Europeo se haya interesado por ello no debería de sorprendernos dada la magnitud del problema. De no tomarse medidas a tiempo en unos años podríamos enfrentarnos a una situación similar a la era pre-antibiótica, sin poder disponer de tratamiento eficaces para las infecciones, con el consiguiente impacto sobre la salud. Para que podamos hacernos una idea, muchos tratamientos que actualmente ofrecemos a los pacientes como los trasplantes de órgano sólido o de médula osea, no podrían realizarse (o los resultados serían mucho peores) dada la elevada prevalencia de infecciones en este colectivo y su impacto sobre el desenlace clínico”, afirma el Dr. Xavier Nuvials, Coordinador del grupo de trabajo de enfermedades infecciosas y sepsis de la SEMICYUC.

Otro de los puntos destacados del documento, es la preocupación en lo referente al agua, y hace énfasis en la potencial contaminación del agua con restos de antimicrobianos. Por ello se exige un mayor conocimiento de la situación y actuaciones directas para evitar la contaminación de la misma o de los productos derivados de la industria agroalimentaría.

El Proyecto Resistencia Zero es una iniciativa de la Sociedad Española de Medicina Intensiva Crítica y Unidades Coronarias, cuenta con el apoyo del Ministerio de Salud y se centra en la aplicación de una serie de medidas capaces de reducir en un 20% la tasa de infecciones relacionadas con ellos en la UCI. Desde su puesta en marcha en el año 2014, se ha logrado reducir el número de pacientes con infecciones por bacterias multirresistentes en más del 50%.

El Proyecto Resistencia Zero actúa sobre tres focos de manera simultanea y combinada:

  • Control y optimización del uso de los antibióticos
  • Detección temprana y la prevención de la colonización cruzada de patógenos multirresistentes
  • La eliminación de reservorios de bacterias multirresistentes en la aparatología y personal de las unidades

Para que los resultados del Proyecto RZ en la UCI se extiendan al resto de servicios del hospital y a la comunidad extra- hospitalaria es necesario que la cadena de medidas preventivas se inicie mucho antes de la llegada del paciente al hospital. Esto es, una actuación a nivel global en todos los lugares donde se emplean los antibióticos: desde la industria ganadera, ya que el uso de antibióticos en animales fomenta la aparición de resistencias en el humano; hasta el uso individual de los medicamentos y la higiene personal, es importante concienciar a la ciudadanía de que es contraproducente ingerir medicamentos sin prescripción médica, y la importancia de acciones tan sencillas como lavarse las manos para evitar la transmisión cruzada de patógenos multirresistentes.

“El futuro probablemente dependa en parte de lo que hagamos ahora. Creo que se está empezando a tomar conciencia seriamente, pero requiere un gran esfuerzo por parte de todos los implicados y una gran cantidad de recursos. Desde la SEMICYUC seguiremos trabajando en ello a través de los Proyectos ZERO, con la intención de prevenir las infecciones y evitar la adquisición y diseminación de patógenos multirresistentes en nuestras unidades”, concluye el Dr. Nuvials.

La sepsis, la infección que preocupa a Europa

Debido a la elevada morbimortalidad a causa de la sepsis, a través de la resolución aprobada en la Asamblea Mundial de la Salud que se celebró el pasado año en Ginebra, se indica a la OMS que debe ayudar a los países a desarrollar la infraestructura, capacidad de laboratorio, estrategias y herramientas necesarias para reducir el impacto de la sepsis. Y que trabaje, además, con socios para ayudar a los países en desarrollo a tener acceso a tratamientos seguros, eficaces y accesible y herramientas de calidad para la prevención y el control de la infección, incluida la inmunización. Es por todo ello que la OMS ha decidido instar a todos los estados miembro a intervenir en esta enfermedad.

En esta ocasión es el Parlamento Europeo el que a través de esta resolución exhorta a los estados miembros a la prevención, diagnóstico precoz y tratamiento de la sepsis de acuerdo a la declaración de la OMS con el objetivo de, también, disminuir el impacto de la sepsis en cuanto a la morbimortalidad en Europa.

Según los especialistas cada cuatro segundos una persona muere de sepsis en el mundo. Alrededor de 25 millones de personas se afectan de sepsis al año, de los cuales mueren 8 millones. Unas cifras muy elevadas, comparables con las estadísticas de fallecimiento por ictus, cáncer o infarto de miocardio.

De ahí la importancia del Código Sepsis, proyecto desarrollado por la Sociedad Española de Medicina Intensiva Crítica y Unidades Coronarias (SEMICYUC), y otras sociedades científicas, y que pretende mejorar constantemente el conjunto de protocolos y recomendaciones de actuación, con el fin de convertirlos en métodos comunes en todos los hospitales españoles para diagnosticar, monitorizar y tratar la sepsis bajo una misma estrategia.

“En el futuro veremos una medicina más personalizada, no habrá un solo tratamiento para sepsis sino que cada paciente podrá beneficiarse de un tratamiento concreto en función de su estado inmunológico y otros factores”, comenta Ricard Ferrer, Vicepresidente de la Sociedad Española de Medicina Intensiva Crítica y Unidades Coronarias.

Las medidas propuestas recientemente por la Surviving Sepsis Campaign de aplicar un paquete de tratamiento en la primera hora después de identificar un episodio de sepsis puede contribuir a disminuir esta elevada mortalidad:

  • Medir el lactato inicial
  • Obtener cultivos de sangre
  • Administrar antibióticos de amplio espectro
  • Administrar fluidoterapia con vasopresores para corregir la hipotensión

El reconocimiento precoz de los síntomas y el inicio de un tratamiento adecuado en las primeras horas pueden reducir la mortalidad de forma significativa. Los estudios muestran que los pacientes tratados de forma adecuada la primera hora sobreviven en un 80% de los casos incrementándose la mortalidad hasta el 15-20% a partir de las 12 primeras horas.

“La sepsis debe tratarse como una emergencia, porque cada retraso en la administración de antimicrobianos y otras medidas apropiadas aumenta la tasa de mortalidad por hora. La incidencia y mortalidad en España sigue siendo elevada a pesar de las medidas que se están tomando. Los estudios epidemiológicos más recientes de nuestro país muestran una variabilidad importante. Bouza (BMC Infectious Diseases 2014) reporta una incidencia de 87 casos por 100.000 habitantes y año, y una mortalidad del 40%, mientras que datos más recientes (Yebenes; Ann. Intensive Care 2017) hablan de una incidencia de 212 casos por 100.000 habitantes y año, y una mortalidad del 19%”, explica Ricard Ferrer. Y además, añade el Vicepresidente de la SEMICYUC que “dar a conocer la sepsis para la población sería muy importante. Sobre todo facilitaría una atención más precoz”.

Acerca de SEMICYUC

La Sociedad Española de Medicina Intensiva, Crítica y Unidades Coronarias (SEMICYUC) fue creada en 1971 como asociación científica, multidisciplinaria y de carácter educativo. Está formada principalmente por médicos especialistas en Medicina Intensiva, con la misión de promover la mejora en la atención al paciente críticamente enfermo.

Durante más de treinta años el número de socios ha ido aumentando, hasta contar en la actualidad con más de 2.600, y se han creado y desarrollado en su seno diversos grupos de trabajo y proyectos de investigación que han ido construyendo la base de la SEMICYUC. La Sociedad colabora estrechamente con las distintas Sociedades Autonómicas, con las que comparte misión y objetivos.

A lo largo de estos años, la especialidad de Medicina Intensiva ha tenido que afrontar nuevos retos y compromisos, siempre en colaboración con otras especialidades. Con vocación abierta y horizontal y con un ámbito de actuación dentro y fuera de la UCI, pretende alcanzar la calidad y seguridad total en la atención al paciente grave, con criterios de efectividad y eficiencia, atendiendo a las necesidades de la población, para ser percibidos por ella como un servicio excelente.

Puedes visitarnos en www.semicyuc.org y seguirnos en Facebook: SEMICYUC, y Twitter: @semicyuc

Puede descargar la nota de prensa del archivo adjunto.

Vista previaAdjuntoTamaño
np_resolucion_parlamento_europeo.pdf270.06 KB

Listado de eventos

L M M J V S D
 
 
 
1
 
2
 
3
 
4
 
 
 
 
 
 
10
 
11
 
12
 
 
14
 
15
 
16
 
 
18
 
19
 
20
 
21
 
 
 
24
 
25
 
26
 
 
28